¿Funciona?

Rotundamente sí. El coaching funciona y funciona de una forma espectacular y espectaculares son los progresos de las personas que recurren a él. Un buen proceso de coaching te permitirá:

    • Tomar conciencia de tu realidad
    • Definir claramente tus objetivos
    • Evaluar las diferentes alternativas
    • Establecer tu propio plan de acción
    • Adaptar el proceso de forma personalizada

Vivimos una época en la que el cambio, es una constante. Todo sucede a una velocidad vertiginosa y la sensación de insatisfacción crece a diario en personas de todas las edades. Nuestra sociedad, la de los llamados países desarrollados, nos impone un ritmo de vida que en ocasiones nos aturde y nos hace perder de vista nuestros objetivos. Es más, con frecuencia no tenemos tiempo ni de marcarnos unos objetivos. No nos damos cuenta y nos encontramos inmersos en esa gigantesca rueda de la modernización, los avances y la globalización y sentimos impotencia al ver que el control sobre nuestras vidas se nos escapa de las manos. Es momento para el cambio, para el cambio de verdad.

Es momento para tomar las riendas de nuestras vidas. Es momento de dejar de sentirnos víctimas de nuestra propia pasividad. Es momento de agarrar fuerte el timón y poner rumbo hacia donde realmente queremos llegar. Basta ya de ir a la deriva, siguiendo el rumbo que nos marca el viento cambiante del siglo XXI.

El éxito de cada uno es responsabilidad suya propia. Por eso cada cual debe definirse su propio éxito. Sólo intentándolo sabremos si era posible. No perdamos la oportunidad.

Comentarios cerrados.