Conectar o desconectar

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto y 30 segundos

Se acabó Agosto, el mes en que tradicionalmente la mayoría de personas disfrutan de sus vacaciones. Muchas veces hemos oído la expresión “necesito unas vacaciones para desconectar”. Y pregunto ¿realmente es así? ¿qué significa desconectar?

Vamos por partes. Estar “conectado” significa aceptarse plenamente; ponerse en valor; tener confianza en uno mismo;  tener presente el propósito vital y tener la sensación de estar en el camino que se quiere seguir; estar satisfecho con lo que se hace; estar satisfecho con las relaciones con los demás, y podríamos seguir con la lista. Entonces ¿de dónde surge la necesidad de “desconectar”?

Supongamos que lo queremos decir es que queremos dejar de lado algo que nos ocupa y no nos gusta. Bien. Supongamos que lo que queremos conseguir es disfrutar del período de vacaciones, de aquello que vamos a hacer y de las personas con las que vamos a estar. Si eso es así, ¿no sería más lógico decir que necesitamos “conectar”? Y me surgen más preguntas: ¿sabemos “desconectar”? ¿sabemos “conectar”? Lo que hacemos en vacaciones ¿es realmente “conectar”? ¿o efectivamente “desconectamos”? ¿Aprovechamos hasta el último segundo de las vacaciones para hacer lo que realmente nos gusta y nos llena? ¿Dedicamos nuestro tiempo a enriquecer las relaciones con las personas que queremos?

Lamentablemente no es difícil ver personas realmente “desconectadas” durante las vacaciones, como en aquel anuncio de hace unos años. Y no se trata solo de la desconexión por el uso de las nuevas tecnologías (ya no tan nuevas). Se trata de saber dónde ponemos la consciencia, podemos estar físicamente en un lugar y nuestra consciencia estar en otro totalmente distinto. Se trata de vivir realmente el momento, con esa sensación, que cada uno puede identificar a su manera, de saber que estás haciendo lo que realmente quieres, que tienes el control de tu vida, que no te estás dejando llevar por la inercia del entorno, de las personas que te rodean o, sencillamente, por la costumbre.

La próxima vez, antes de decir la frase, piensa: ¿conectas o desconectas?

Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecimiento personal, Felicidad. Marcador permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>