Creatividad emprendedora

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto y 30 segundos.

Ayer estuve impartiendo una charla sobre creatividad emprendedora para alumnos y alumnas de segundo de bachillerato y, aparte de la satisfacción que produce el trabajo realizado, me llevé una gran sensación de tranquilidad. Tal vez te preguntes de dónde surge esa tranquilidad. Pues bien, a pesar del panorama cada vez más negro que pintan los medios de comunicación, salí de esa charla pensando que afortunadamente este país cuenta con una generación de jóvenes con un gran potencial creativo.

Pude constatar también que muchos tienen una idea distorsionada de sus auténticas capacidades. A la pregunta ¿quién se considera una persona creativa? muy pocos se atrevieron a levantar la mano. Probablemente han vivido en un entorno en el que no se ha fomentado la creatividad y eso les ha llevado a pensar que no tienen esa habilidad. En ese entorno los padres y madres tenemos un papel importantísimo. Somos nosotros los primeros que podemos fomentar el desarrollo de la capacidad creativa de nuestras hijas e hijos. En ocasiones nos limitamos a protegerlos dentro de una burbuja en la que todo está solucionado, en la que lo único importante es estudiar y obtener una titulación, pero no es lo único.

Considero que todos los jóvenes deben tener unos mínimos de conocimientos académicos, pero eso no es suficiente. La sociedad, sus hábitos y sus costumbres cambian a una velocidad de vértigo y lo que para nosotros era válido tal vez ya no lo sea o, seguramente, no lo será en un futuro no muy lejano. Muchos de nosotros crecimos con la idea de que encontrar un trabajo, o crear un negocio, era la solución a nuestros problemas, y era más o menos cierto pero ¿lo sigue siendo ahora?. Las empresas demandan flexibilidad en la contratación, la mayoría de negocios deben reinventarse cada dos por tres y ahí estarán nuestros jóvenes, que un día dejarán de serlo, que deberán encontrar la manera de emplearse para ganarse la vida.

Como ya dijo Charles Darwin “las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio” y en nuestras manos está que nuestros hijos e hijas se adapten al cambio constante en el que vivimos: fomentémosles la creatividad.

Esta entrada fue publicada en Coaching, Felicidad, Padres y madres. Marcador permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>