Crecer on-line. Semana 1

¿Por qué no te suicidas?

No te asustes, no te estoy invitando al suicidio. Simplemente he querido empezar con una pregunta que utilizaba Victor Frankl con algunos de sus pacientes más complicados. Era la pregunta que utilizaba para que la persona realmente se centrara en los motivos que tiene para vivir. ¿Cuáles son los tuyos?

¿Te has preguntado alguna vez que es lo que has venido a hacer realmente en este mundo? Si te lo has preguntado y has obtenido respuesta, enhorabuena, tienes buena parte del trabajo de esta semana hecho. Aún así sigue leyendo porque trabajo vas a tener igual. Si no te lo has preguntado nunca, o te lo has preguntado y no has encontrado la respuesta, en esta primera semana de tu proceso de crecimiento interior vas a encontrarla.

Aprovecho para introducir algo que no había dicho. En este proceso de coaching on-line gratuito vas a tener un cuaderno de crecimiento en el que puedas ir reflejando tanto los ejercicios que haremos, como cualquier observación o reflexión que tú consideres interesante para ti. Empieza a anotar en tu cuaderno de crecimiento aquellas cosas que de VERDAD (con mayúsculas) te gusta hacer. Se trata de aquellas con las que disfrutas, te llenan y con las cuales eres capaz de olvidarte de la hora de la cena e incluso podrías pasarte la noche entera haciéndola sin ser consciente de cómo pasan las horas.

Hay personas que no se lo plantean jamás y pasan la vida dejando que las cosas sucedan, es una opción, y me pregunto si han decidido que sea así, creo que no. Mira, no hace mucho una persona se asombraba cuando le decía que dedico muy poco tiempo a mirar la  televisión. Me aseguraba que soy un afortunado porque tengo tiempo para hacer otras cosas, como si a él le obligasen a mirar la televisión cada día.

Cada acción que acometemos en nuestra vida es una decisión personal que tomamos, sea la que sea, y si lo dudas te invito a que expongas tu opinión. La cuestión que planteamos en esta primera semana es si las decisiones que tomamos tienen un sentido, nos llevan a algún sitio o, por el contrario, las tomamos al tuntún. No importa si eres joven o viejo, siempre estás a tiempo de descubrir cuál es tu misión en la vida.

Esta semana te propongo como ejercicio definir cuál es tu misión en la vida. Si ya la sabes perfecto, irás más rápido. A partir de las cosas que te gusta hacer define en una frase no muy larga, y tampoco muy corta, cuál es tu misión. A continuación te muestro algunos ejemplos:

  • “Ayudar a personas desvalidas a tener una vida digna y plena”
  •  ”Divulgar el conocimiento sobre el comportamiento humano”
  • “Ayudar a las personas a que disfruten en sus momentos de ocio”
  • “Contribuir al avance de la medicina ética y respetuosa”
  • “Acompañar a personas en sus últimos días de vida”
  • “Contribuir a que este planeta tenga cabida para todos los seres vivos”
  • “Contribuir a la erradicación del hambre y la probreza”

Estos son solo algunos ejemplos, tú debes encontrar el tuyo. Como puedes ver son innumerables las misiones que pueden existir, y me atrevería a decir que todas necesarias. Recuerda, piensa en lo que te gusta hacer, por inverosímil que sea lo que te gusta, seguro que puede tener una utilidad. Te puede ayudar pensar en qué harías si no tuvieras ningún tipo de limitación, ¿a qué dedicarías tu tiempo?.

Una vez identificada tu misión debes plantearte algunas preguntas:

  • ¿Qué estás haciendo en la actualidad que te ayuda a llevar adelante tu misión?
    Todo lo que reflejes en este apartado debes continuar haciéndolo, es evidente, porque además seguro que te hace sentir bien.
  • ¿Qué estás haciendo en la actualidad que te dificulta llevar adelante tu misión?
    Las respuestas que incluyas aquí te darán la clave de qué cosas deberías dejar de hacer desde hoy mismo. ¿Cómo te hacen sentir?
  • ¿Qué no estás haciendo que te ayudaría a llevar adelante tu misión?
    Esta es tu área de actuación preferente. Estas respuestas te darán tu lista de tareas para que las empieces a planificar. Esta es, sin duda, tu área de mejora y crecimiento.
  • ¿Qué no estás haciendo que si hicieras te dificultaría llevar adelante tu misión?
    Toma buena nota de estas respuestas porque aquí tienes aquellas cosas que nunca deberías hacer. Manténte alerta si te descubres haciendo algo de esta lista.

Para acabar con el trabajo de esta semana, y para asegurarte de que has definido bien tu misión te propongo que escribas tu epitafio. Suena raro ¿verdad?. Se trata de que imagines que hoy es el último día de tu vida. Estás a punto de morir ¿te rodean las personas que quieres que estén a tu lado? Mirando hacia atrás en el tiempo ¿estás satisfecho con lo que has hecho en tu vida? ¿Qué quieres que digan de ti? Y ahora sí, escribe tu epitafio.

Ya sabes que puedes escribir tus comentarios en este blog, seguro que todos nos enriquecemos con las aportaciones de los demás. También puedes enviarme tus comentarios por correo electrónico a creceronline@coachingvalles.com.

Que tengas una buena semana.

Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecer on-line. Marcador permalink.

3 Respuestas a Crecer on-line. Semana 1

  1. Rafa escribió:

    Estamos a mitad de semana, ¿cómo va el epitafio? ¿vamos encontrando el sentido de nuestra vida?

    Aquí tenéis el mio: “Trabajó para ser mejor persona y ayudó a ser mejor persona a todo el que se lo pidió”

    Ya sabéis que cualquier comentario que queráis hacer podéis dejarlo aquí o hacérmelo llegar por correo electrónico a creceronline@coachingvalles.com

  2. Virginia Segú escribió:

    Mi epitafio me lleva de cabeza, pensando en uno corto solo se me ocurrían cosas para hacer reír: ejemplos: “FIN” “Esto…esto…esto es todo amigos!” mi inspiración Grouxo Marx con su genial “Perdonen que no me levante” pero después me animé y me salió uno larguísimo y algo más filosófico que quiero compartir:
    EPITAFIO

    La vida es como una tortita de desayuno de domingo, caliente y humeante. El arte de comer esa tortita se asemeja mucho al arte de vivir. Cuando empiezas vas con hambre y ansía, corres el peligro de empezar a devorar sin saborear, si haces eso, cuando te quieras dar cuenta te habrás comido media tortita sin haberte dado ni cuenta, asumiendo riesgos innecesarios como atragantarte o quemarte la lengua. Es importante saborear la tortita desde el principio, siendo consciente de lo deliciosa que está, disfrutando del aroma, de la textura, del placer de comerla, agradeciendo profundamente cada microsegundo de ese placer. Pero tampoco hay que dormirse en la higuera, si vas demasiado despacio, corres el peligro de que se enfríe, y acabes comiéndotela fría, y a desgana. No desperdicies ni un solo bocado, cuando llegues al último, saboréalo con las mismas ganas, con la misma intensidad, repasa mentalmente todos y cada uno de los bocados anteriores, siéntete satisfecho, y piensa que te espera una buena siesta, larga, quizás eterna, o quizás no… quien sabe…

  3. Virginia Segú escribió:

    Con la misión he hecho un autentico descubrimiento, siempre había creído que mi misión en la vida era “ser escritora” gracias a tu pregunta que no me había hecho nunca, he descubierto que mi misión es la de “AYUDAR A ALIMENTAR LAS MENTES Y ELEVAR LA CONCIENCIA COLECTIVA PARA CONSEGUIR VIVIR EN UN MUNDO MÁS HUMANIZADO” desde que escribí éstas palabras me siento como superman, y he descubierto que escribir es solo un vehículo, lo mismo que puede ser hacer radio o comentarle a un amigo una peli o un libro que te parece genial. Pongo aquí mi misión por si alguien quiere copiarse y hay más gente por ahí alimentando mentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>