Crecer on-line. Semana 12.

Le toca el turno a la actitud que tienes ante la vida. Cada uno de nosotros tiene un marco mental que usa para enmarcar su visión de la vida, para dar a los acontecimientos y experiencias un significado coherente. Esta es una parte de la personalidad conocida como la actitud. Tu actitud te lleva a interpretar la realidad de una manera consistente.

Piensa en la actitud como una lente a través del cual ves como transcurre tu vida. La dominancia o la aceptación son ejemplos de actitud ante la vida. Es el modo como planteas tus acciones, tal vez con cautela, tal vez de forma agesiva. Quizás intentas conseguir algo desde la humildad, quizás lo intentas desde la exigencia.

Cada actitud es un sesgo en la forma en que interpretamos nuestras experiencias de vida. Por ejemplo: El realismo está sesgado hacia prestar atención a los hechos concretos y sus consecuencias. El cinismo está sesgado hacia los “no” hechos.

No hay manera de construir mentalmente una realidad sin un sesgo u otro. Puedes experimentar la esencia de la realidad pura y directa en momentos excepcionales de la visión espiritual (despertar, iluminación). Pero la vida cotidiana es caótica e incierta, una maraña de acontecimientos y experiencias. La actitud es la forma en que unes tus experiencias para formar una imagen mental coherente tal como la vives.

Por ejemplo, una persona con una actitud idealista tiende a ver la vida en términos de lo perfecto que podría ser. Buscará formas en que la vida sea mejor de lo que parece, o mejor de lo que es. Su estructura mental reconstruye automáticamente los eventos de la vida diaria para que se ajusten algún patrón perfecto, ideal (en su opinión) . Así que su sentido de la vida está sesgado a un encuadre en términos de una idea agradable que tiene mucho sentido para ella.

En cambio, otra persona puede ser muy sensible a las ideas que no tienen sentido. Tendría una actitud escéptica. Su orientación mental básica será preguntarse: “¿Qué hay de malo en esta imagen? “

Si comparamos la actitud de esas dos personas tendremos un resultado intersante. Imagina que están en un hospital: el idealista imagina que el personal médico está haciendo un gran trabajo, y busca signos que le den la razón. El escéptico, en cambio, se fijará en todas las cosas que el personal médico está haciendo mal.

Hay algunas actitudes basicas que te invito a explorar en el cuaderno de crecimiento. Descubre cuál es la tuya.

Pide tu cuaderno de crecimiento

  • Introduce los datos indicados y recibirás el cuaderno de crecimiento correspondiente.
 

Verificación: Demuestra que no eres un robot

Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecer on-line, Crecimiento personal. Marcador permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>