Crecer on-line. Semana 19.

Esta semana la dedicaremos a la toma de decisiones. La toma de decisiones es una habilidad esencial en la vida. Saber cómo tomar decisiones oportunas y bien consideradas te permitirá conseguir el éxito merecido.

Las técnicas explicadas en el cuaderno te ayudarán a tomar las mejores decisiones posibles con la información disponible. Estas herramientas ayudan a trazar las posibles consecuencias de las decisiones, equilibrar los diferentes factores y elegir las mejores acciones a llevar cabo.

¡Decisiones! ¡Decisiones!

La necesidad de tomar decisiones rápidamente en un mundo cada vez mas complejo y en continua transformación puede llegar a ser muy desconcertante por la imposibilidad de asimilar toda la información necesaria para adoptar la decisión más adecuada. Todo ello nos conduce a pensar que el tomar decisiones supone un proceso mental, que lleva en si mismo los siguientes pasos:

-       Identificación del problema: debemos reconocer cuando estamos ante un problema para buscar alternativas al mismo. En este primer escalón tenemos que preguntarnos, ¿qué hay que decidir?

-       Análisis del problema: en este paso debemos determinar las causas del problema y sus consecuencias y recoger la máxima información posible sobre el mismo. En esta ocasión la cuestión a resolver es, ¿cuáles son las opciones posibles?

-       Evaluación o estudio de opciones o alternativas: aquí nos tenemos que centrar en identificar las posibles soluciones al problema o tema, así como sus posibles consecuencias. Nos debemos preguntar, ¿cuáles son las ventajas e inconvenientes de cada alternativa?

-       Selección de la mejor opción: una vez analizadas todas las opciones o alternativas posibles, debemos escoger la que nos parece mas conveniente y adecuada. Observamos como aquí esta implicada en sí misma una decisión, en esta ocasión nos preguntamos ¿cuál es la mejor opción?

-       Poner en práctica las medidas tomadas: una vez tomada la decisión debemos llevarla a la práctica y observar su evolución. Aquí reflexionamos sobre ¿es correcta la decisión?

-       Finalmente evaluamos el resultado: en este última fase tenemos que considerar si el problema se ha resuelto conforme a lo previsto, analizando los resultados para modificar o replantear el proceso en los aspectos necesarios para conseguir el objetivo pretendido. En esta fase nos preguntamos, ¿la decisión tomada produce los resultados deseados?

Lo importante, es adoptar un enfoque proactivo de toma de decisiones, es decir, debemos tomar nuestras decisiones, sin esperar a que los otros lo hagan por nosotros, o bien, a vernos forzados a hacerlo.

Existen muchos modelos para tomar decisiones, lo que significa que ¡tienes que tomar una decisión sobre qué modelo usar!

Algunos modelos de toma de decisiones presuponen que tomar una decisión es lo mismo que resolver un problema. Por eso, frecuentemente, el primer paso en el proceso de la toma de decisiones es identificar el problema. La realidad es que no cada decisión resuelve un problema. Por ejemplo, decidir si vas a tomar café con leche o café solo no es, en sí mismo, un  marco de referencia de un problema.

Por supuesto, para algunas personas tomar una decisión puede ser un problema en sí mismo. Pero eso no significa que sea lo mismo.

Como cada semana puedes conseguir tu cuaderno para seguir trabajando en el tema.

Pide tu cuaderno de crecimiento

  • Introduce los datos indicados y recibirás el cuaderno de crecimiento correspondiente.
 

Verificación: Demuestra que no eres un robot

Traducción automática por transposh.org
Esta entrada fue publicada en Coaching. Marcador permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>