Crecer on-line. Semana 5

Esta semana vamos a trabajar las creencias y, por si no sabes a qué nos referimos con creencias, mejor empezar por explicar que son.

Nuestras creencias son la base de lo que somos. Nuestras creencias guían nuestras decisiones y comportamientos en todos los ámbitos de la vida. Determinan lo que creemos que es o no posible. Con frecuencia acaban siendo profecías autocumplidas. Algunas de nuestras creencias no son totalmente nuestras sino tomadas de alguien sin saber muy bien cómo. Una vez asumida una creencia, nos dedicamos en cuerpo y alma a demostrar que es cierta, incluso si la creencia es algo negativo, como “soy un inútil”. ¿Es necesario dejar que nuestras creencias nos gobiernen, aunque sean perjudiciales para los demás y para nosotros mismos? ¿Es posible cambiar lo que creemos?

En la primera mitad del siglo 20 el mundo creía que era imposible correr una milla en menos de cuatro minutos . Cuando, el 6 de mayo 1954, Roger Bannister corrió una milla en 3,59 minutos, todo el mundo quedó asombrado. Después pasó algo curioso. En los años siguientes muchos otros corredores corrieron la milla en menos de cuatro minutos. Era como si el hechizo se hubiese roto.

Algunas creencias que tenemos nos dan fuerza y ​​poder. Hay estudios que muestran que, en promedio, las personas que creen estar sanos viven 7 años más que los que piensan que no lo están, independientemente de su condición de salud en el momento de la encuesta.

Otras creencias mimban nuestra energía. Nos dicen que no podemos alcanzar nuestras metas o que no somos dignos de aceptación de los demás. Ese tipo de creencias se llaman “creencias limitantes”. Por lo general suenan como “soy feo/a”, “nunca voy a tener éxito”, “no puedo trabajar con ese tipo de personas ” y otras del estilo.

Decimos que hay diferentes categorías de creencias limitantes:

  • Desesperanza : Mi objetivo no puede alcanzarse en ningún caso.
  • Impotencia : Mi objetivo se puede lograr, pero no tengo la capacidad para lograrlo.
  • Falta de merecimiento : No merezco lograr el objetivo , por lo que soy o no soy, tengo o no tengo.

Una forma de dejar de creer que no se puede hacer algo es sólo intentar hacerlo. Una vez que una creencia ha fallado pierde su poder, como se puso de manifiesto cuando Roger Bannister corrió la milla en menos de cuatro minutos.

Ahora se trata de ponerte manos a la obra y continuar con tu cuaderno de crecimiento. Cuéntame cómo te va.

Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecer on-line, Crecimiento personal. Marcador permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>