Crecer on-line. Semana 7.

Daniel Goleman define la inteligencia emocional como ”la capacidad de reconocer nuestras propias emociones, para automotivarnos y administrar las emociones dentro de nosotros y en nuestras relaciones”. También se define la inteligencia emocional como “la habilidad para controlar y regular las emociones y usarlas para guiar el pensamiento y la acción”.

Vale la pena decir que emociones y sentimientos no son la misma cosa. La emoción es  más primitiva, tiene su origen en el sistema límbico del cerebro, siendo la amígdala cerebral el centro neurálgico de las emociones.

El término emoción proviene del latín emotĭo, que significa “movimiento o impulso”, “aquello que te mueve hacia”. Las emociones son respuestas  en las que intervienen distintos componentes. Se producen procesos involuntarios como el tono muscular, la respiración, secreciones hormonales, presión sanguínea, etc., que involucran cambios en nuestro sistema nervioso central. Provocan, dependiendo de la emoción, conductas indicativas como expresiones faciales, movimientos corporales, tono de voz, volumen, ritmo, etc. Todo ello para provocar una reacción al estímulo que generó la emoción.

Las emociones suelen tener una duración reducida, desde algunos segundos hasta unos cuantos minutos. Cuando las emociones se prolongan en el tiempo hablamos de estados de ánimo.

El sentimiento es el resultado de una emoción. Es el vehículo que utiliza la emoción para expresarse, es más racional y, por tanto, si la persona tiene conciencia de un sentimiento tiene acceso al estado  anímico propio. La duración del sentimiento es mucho más larga y es proporcional al tiempo en que pensamos en él de forma consciente.

Veamos un ejemplo: Una emoción como la ira mueve mucha energía lo cual es difícil de mantener. Imagina que alguien te golpea sin motivo, es más que probable que te enojes mucho – ira – por un breve período de tiempo. Ahora bien, la tristeza que este hecho puede generarte va a durar más tiempo. Además esa tristeza la reconocerás asociada a la persona que te golpeó.

Existen diversas teorías que describen las emociones básicas. De todas ellas me quedo con la siguiente:

    • Ira <-> Amor
    • Vergüenza <-> Orgullo
    • Tristeza <-> Alegría
    • Miedo <-> Confianza
    • Hostilidad <-> Paz
    • Repugnancia <-> Admiración
    • Aburrimiento <-> Sorpresa

Como puedes ver se trata de 7 parejas de emociones en las que encontramos para cada una de ellas su antagonista. Es una forma muy fácil para empezar a trabajar las emociones, cosa que haremos en el cuaderno de crecimiento. Trabájalo durante la próxima semana y cuéntame tus descubrimientos.

Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecer on-line. Marcador permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>