Crecer on-line. Semana 8.

Esta es la octava semana del programa y significa que entramos en el segundo tercio. Espero que el primer tercio te haya sido de ayuda y te hayas puesto en el camino del crecimiento, o por lo menos en el camino del autodescubrimiento. Esta semana la vamos a dedicar al lenguaje, a la forma en como hablas, a ti y a los demás.

Una de las cosas que nos diferencian del resto de animales de este planeta es nuestra capacidad de tener un sistema estructurado de significados y significantes que nos permiten darle sentido a nuestras experiencias. Cada uno de nosostros tiene sus propias experiencias aunque en un momento determinado podamos vivir las mismas situaciones.

Lo que yo te digo tu lo vives en tu existencia. Es decir, cualquier cosa que decimos influye, de una manera u otra en aquellos que nos rodean.

Sí a un niño le remarcamos solo sus errores y no sus aciertos acabará por tener una conducta que demuestre precisamente eso. Nuestras palabras le habrán construido una realidad interna que sólo es posible confirmar mediante su conducta provocando un sentimiento de insatisfacción.

En cambio, si solo tenemos en cuenta aquello que hace bien, su brújula interna se  orientará a sus habilidades y capacidades, aunque provocaremos un desequilibrio y construiremos un ser narcicista, con un ego inflado que le hará creer que el mundo debe adaptarse a él.

Muchas veces perdemos de vista la riqueza de quien tenemos delante y nos centramos en aquello que creemos que deben darnos según nuestra idea de ellos. Damos por sentado que el otro sabe lo que esperamos de ellos y les regalamos frases del tipo “me defraudas” o “no esperaba eso de ti”, como si su comportamiento debiera ajustarse a nuestros criterios y parámetros.

¿Qué puedes esparar de una relación de ese tipo? Insatisfacción en ti y en la otra persona. A través del  lenguaje habrás construido un “otro” que en realidad no existe, ni tiene por qué existir. El otro tiene libertad de ser como es, de actuar como le plazca de acuerdo a su personalidad, contexto y entorno.

El mexicano Miguel Ruiz, en su libro “Los cuatro acuerdos“, nos dice que seamos impecables con nuestras palabras. Dice textualmente “Porque constituyen el poder que tienes para crear. (…) Mediante las palabras expresas tu poder creativo, lo revelas todo. Independientemente de la lengua que hables, tu intención se pone de manifiesto a través de las palabras. Lo que sueñas, lo que sientes y lo que realmente eres, lo muestras por medio de las palabras.

No son sólo sonidos o símbolos escritos. Son una fuerza; constituyen el poder que tienes para expresar y comunicar, para pensar y, en consecuencia, para crear los acontecimientos de tu vida. (…) Las palabras son la herramienta más poderosa que tienes como ser humano, el instrumento de la magia. Pero son como una espada de doble filo: pueden crear el sueño más bello o destruir todo lo que te rodea. Uno de los filos es el uso erróneo de las palabras, que crea un infierno en vida. El otro es la impecabilidad de las palabras, que sólo engendrará belleza, amor y el cielo en la tierra. Según cómo las utilices, las palabras te liberarán o te esclavizarán aún más de lo que imaginas. Toda la magia que posees se basa en tus palabras. Son pura magia (…)

Aquello que dices del otro también habla de ti, es decir, utilizar el lenguaje para referirte a otros, también está hablando de ti. Lo que dices habla de tu manera de ver el mundo, de tus creencias, de tus verdades y también de tus errores y prejuicios.

Esta semana te invito a que revises tu forma de hablarle a los demás. En especial sugiero que prestes especial atención a cómo le hablas a aquellas personas sobre las que tienes algún tipo de influencia: hijos, padres, colaboradores en el ámbito profesional, etc. Puedes utilizar el cuaderno de crecimiento como ayuda al trabajo para esta semana. Espero tus noticias.

Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecer on-line. Marcador permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>