El yo esencial y el yo social

Tiempo estimado de lectura 1 minuto y 40 segundos.

Desde que nacemos estamos sometidos a dos fuerzas: una interior que nos induce a mostrar nuestros impulso naturales e instintivos y otra exterior, del mundo que nos rodea, de nuestro entorno, que nos frena imponiendo el modelo social que nos ha tocado vivir. Con frecuencia nos encontramos ante la duda de seguir nuestra tendencia natural, cosa que nos puede hacer perder la aceptación por parte de nuestro entorno, o, por el contrario, reprimir esa tendencia natural para conseguir la aceptación por parte de los demás.

A medida que crecemos, debido a esa influencia del entorno social, nos vamos reprimiendo esos impulsos y, de una manera u otra, empezamos a tomar consciencia de lo que somos y de lo que deberíamos ser, aquello que la sociedad quiere que seamos. Eso nos lleva con frecuencia a olvidarnos de lo que realmente necesitamos interiormente, para centrarnos en lo que se espera que hagamos, algo útil y beneficioso desde el punto de vista social. Dicho de otra forma, con frecuencia acabamos interpretando un personaje, socialmente aceptado, que no se corresponde con lo que realmente somos, con nuestra esencia.

Existe una gran diferencia entre vivir de acuerdo a nuestra esencia y vivir de acuerdo al personaje. En el primer caso, puesto que vivimos de una forma coherente, encontraremos una paz interior que nos ayudará avanzar en pro de nuestros objetivos. En el segundo, cuando vivimos el personaje, tal vez no estemos seguros de aquello que hacemos, puesto que lo hacemos condicionados por lo que socialmente se espera que hagamos.

¿Cómo de saludable es vivir el personaje? ¿Cómo hacemos compatible nuestra esencia con lo socialmente aceptado? Y suponiendo que queramos hacerlo ¿existe una única verdad social universal? ¿Hasta qué punto debemos seguir el dictado de lo social?

En los procesos de coaching me encuentro con frecuencia personas a las que les cuesta tremendamente cambiar determinados hábitos y comportamientos sencillamente porque “las cosas son así”. Su sistema de valores está impregnado de aquellos condicionantes sociales de los que hablaba y tienen tan arraigado su personaje que en la mayoría de casos no son conscientes de ello. Esa falta de consciencia les lleva a quedarse totalmente descolocadas ante la pregunta fatídica “por qué”, ¿por qué haces eso así? o ¿por qué ese es el comportamiento adecuado y no otro?

Podríamos hacer una lista interminable de porqués y la respuesta para la mayoría sería “porque así lo aprendí y siempre lo he hecho así”. Podemos conformarnos y continuar igual. También podemos preguntarnos ¿quiero seguir haciéndolo así? ¿con qué finalidad? Tú decides.

Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecimiento personal, Felicidad. Marcador permalink.

2 Respuestas a El yo esencial y el yo social

  1. TONI GUIRAO escribió:

    Rafael, en primer lloc agrair-te molt la teva sessió i els teus comentaris, que tobo molt encertats.
    Com a professor i tutor de 2n de Batxillerat, t’he de dir que una de les preocupacions més importants (a banda de l’acadèmic) que tinc és el de promoure entre els/les alumnes, l’autoestima i que siguin capaços de veure les seves possiblitats reals a l’hora d’afrontar projectes acadèmics, laborals i/o de futur.
    Fins i tot entre els/les alumnes més brillants acadèmicament, predominen les incertesses sobre la voluntat d’emprendre i els dubtes sobre la motivació
    Estic a la búsqueda de noves activitats per “fer sortir el cuc” per tal de convertir bons alumnes, a més, en gent amb empenta.
    Fins aviat

  2. Rafa escribió:

    Moltes gràcies Toni, ha estat un plaer contribuir a la feina que feu dia rere dia.
    Rafa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>