Empresas minimalistas

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto y 40 segundos.

¿Te has preguntado si tu empresa funciona de forma minimalista? Tal vez debería empezar por describir qué es funcionar de forma minimalista. Funcionar de forma minimalista significa que las personas hacen lo mínimo e imprescindible para que nadie les pueda decir que no cumplen con su trabajo. Es la actitud del “ese no es mi trabajo”, o “a mi no me pagan para eso”.

No cabe duda que las empresas obtienen mejores resultados cuando cada persona que la conforma sabe exactamente qué debe hacer, cuándo y dónde. Ahora bien, hay un abismo entre eso y acabar constituyendo departamentos estancos. Departamentos donde nadie sabe lo que hace el compañero del al lado, donde las personas desconocen cuál es su contribución a la consecución de los objetivos o donde las personas desconocen cuál es el valor que aportan a la compañía.

El reto que se le plantea a la dirección es conseguir evitar  falta de compromiso y de motivación, no solo para cumplir con las tareas, sino para conseguir que cada colaborador tenga una visión más o menos amplia de la actividad de la empresa . Y es que consiguiendo tener colaboradores contentos y motivados, tiene como consecuencia directa una mayor productividad que, bien gestionada, puede servir para mejorar sus condiciones laborales en diferentes aspectos.

¿Y cómo conseguimos fomentar el compromiso y la motivación? Algunas ideas que pueden ayudar:

  • Escucha a todas las personas que colaboran en la empresa y permite expresar su opinión. Si lo haces estando receptivo vas a ser capaz de identificar posibles conflictos y resistencia que puedan existir.
  • Deja que propongan soluciones a los problemas de la empresa. Felicita y premia aquellas que son realmente viables y contribuyen a un mejor funcionamiento. Si no son viables, explica por qué y evita que se malinterpreten las decisiones.
  • Fomenta la colaboración entre los diferentes departamentos y colaboradores. Fija objetivos compartidos. La cooperación interna siempre va a ayudar más que la competencia interna.
  • Ocúpate de su crecimiento profesional y personal. Da oportunidades para que se mantengan en un nivel óptimo de capacitación. Fomenta el contacto con otros entes de tu industria o sector (proveedores, clientes, etc), para que puedan intercambiar experiencias y conocimiento.

Si, por el tamaño de la empresa, tú no puedes hacerlo personalmente, encárgate de generar una cultura organizacional que fomente estas actitudes. Sé el primero en aplicarlo con tus colaboradores más próximos.

Estas ideas son un buen comienzo para acabar con el modelo de empresa minimalista. ¿Te atreves?

 

Esta entrada fue publicada en Coaching, Cooperación, Objetivos, Productividad. Marcador permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>