¿Y si nos tratamos como perros?

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

Cuando alguien considera que le han tratado mal dice “me ha tratado como a un perro”. Me pregunto de dónde vendrá esa expresión. ¿Es que siempre se ha tratado mal a los perros? o ¿todo el mundo trata mal a los perros? ¿Cómo se debe tratar a un perro? Sea como sea, en general entendemos la expresión de esa manera y valdría la pena revisarla. Creo que la mayoría de propietarios de este tipo de animal los trata con mucho cariño, incluso en ocasiones demasiado llegando a “humanizar” el animal, cosa que tampoco es recomendable.

En los últimos meses he tenido la oportunidad de adiestrar a nuestro nuevo miembro de la familia – Balú, un bonito labrador –  y enseñarle algunas normas básicas de convivencia y salubridad. Te puedo asegurar que todo lo que ha aprendido lo ha hecho basándonos prácticamente al 100% en el premio y la recompensa. El castigo lo hemos utilizado en contadas ocasiones. Hay dos competencias básicas que se requieren para conseguirlo: constancia y paciencia. Como puedes imaginar, conseguir que aprenda nuevos comportamientos no es tarea del todo fácil, el animal no aprende a la primera, y en eso no es tan diferente de los humanos. Cuando quieres enseñarle algo debes esperar que, al principio, no te haga caso. Debes darle la oportunidad de aprender a su ritmo y tú tienes que estar ahí para recordárselo. Aparte de constancia y paciencia necesitas tiempo. Cuando decides enseñarle debes asegurarte de disponer de tiempo suficiente para practicar un número de veces suficiente de forma que vaya interiorizando ese nuevo comportamiento o habilidad. Si no tienes tiempo suficiente mejor no te pongas, porque lo más probable es que los nervios se apoderen de ti y la sesión de entrenamiento acabe como el rosario de la aurora.

Eso es exactamente lo que sucede en muchas empresas, y familias. Si las personas responsables de enseñar a los demás no tienen esas dos competencias básicas – constancia y paciencia –  o no tienen tiempo suficiente, difícilmente se puede enseñar a alguien a hacer bien su trabajo. ¿Y qué sucede? Muchas veces echan mano de la amenaza y del castigo, herramientas excelentes para despertar el miedo y la desmotivación. Las personas con miedo y desmotivadas difícilmente se van a preocupar por mejorar su desempeño. Lo máximo que van a conseguir es eludir el castigo, y una vez eludido no tienen más razones para hacerlo mejor, para superarse.

Si embargo, cuando utilizamos el premio y la motivación abrimos un mundo de posibilidades en la persona. Le damos la oportunidad de ganar más, trabajar menos, hacer cosas diferentes o, en definitiva estar mejor, que es lo mismo que le sucede al perro – hace lo que le piden y obtiene más comida, por ejemplo -. Trabajar rodeado de personas motivadas, alegres y llenas de positivismo no tiene precio, al menos eso pienso yo. Así que a partir de ahora, ya sabes, tratémonos como perros.

Esta entrada fue publicada en Coaching, Coaching ejecutivo, Crecimiento personal, Felicidad, Padres y madres, Responsabilidad. Marcador permalink.

Una respuesta a ¿Y si nos tratamos como perros?

  1. Ignasi escribió:

    Bon día Rafa,

    Un post muy real! primero darte la enhorabuena por la nueva incorporación; yo hace unos seis meses que pasé por la misma experiencia, con un rotweiller, ese perro “asesino” y “peligroso” ja ja ja, pues como bien dices, depende de cómo le enseñes será de una manera u otra. En nuestro caso es el animal mas cariñoso que me he encontrado; necesitas tiempo y paciencia, apoyo tu reflexión al 100% en ese sentido, y la gratificación es fantástica; conozco alguna empresa que debería aprender de ello tal y como apuntas. Es quizás una buena forma de trasladar una filosofía diferente para buscar soluciones.

    Un abrazo,
    Ignasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>